lunes, 3 de noviembre de 2008

LA PESCA, PRINCIPAL ACTIVIDAD DE PUERTO BOGOTÁ


Por los Estudiantes de los
Grados 7-01 Y 7-02
Tiberio Murcia Godoy
Director del proyecto
2005


José Gerardo Bustos Tolosa
Rector ( E )

Carmen Lucila Zapata
Secretario-pagador

Milton Vega P.
Luis Alirio Palencia M
Coordinadores ( E )

Martha Téllez Mora
Emilsen Hernández Bravo
Jairo Humberto Pinto P.
Tiberio Murcia Godoy
Área de Ciencias Sociales

Institución Educativa Departamental
Puerto Bogota Guaduas Cundinamarca
2.005

El siguiente trabajo nace del proyecto “Como desde la narración los alumnos de los grados 7 de la Institución educativa departamental de Puerto Bogotá Identifican la principal actividad económica de la inspección de Puerto Bogotá Guaduas Cundinamarca”, el cual los educandos mediante charlas y conversiones con sus padres y mayores consultaron, cual era la principal actividad económica de la Inspección, y esta publicación es el resultado de las consultas realizadas por los estudiantes de dicho grado..

Pero antes como introducción retomemos algunos párrafos de trabajos realizados por estudiantes del grado once de esta Institución Educativa, trabajos que se encuentran en la biblioteca, y que traemos a colación como un abreboca de lo ya realizado por la Institución Educativa bajo la coordinación de los licenciados en Ciencias Sociales Martha Téllez y Jairo Humberto Pinto

Es así como abrimos la opinión que de años anteriores tenían los habitantes de la Inspección y que en la actualidad lo corroboran empecemos con Nini Johanna Beltrán, Richard Caicedo, Flor Ángela Gaitan, Fabio Mahecha y Mayive Ríos en su trabajo “Economía de Puerto Bogota”(1.997) afirman que “el sector primario se encuentra la agricultura, la pesca y la ganadería” ,mas adelante agrega,” En la Inspección de Puerto Bogotá la mayor fuente de trabajo la constituye la pesca, durante la temporada de subienda (enero y febrero) y la mitaca en el mes de octubre, la época en la cual la población de Puerto Bogotá goza de su mejor ciclo económico, elevando el nivel de vida en un alto porcentaje”, “ Aproximadamente la cantidad de peces que se extraen del río Magdalena en tiempo de subienda es de 1000 a 15000 toneladas, y en tiempo de escasez o mitaca es de 500 toneladas”.

Suguey Barragán, Lina Mahecha, Marcela Sepúlveda y Joahana Vanegas en su trabajo, “Sectores económicos de Puerto Bogotá” (1.997), escriben “que el sector primario de la economía, comprende las actividades agrícolas, ganadera, porcina, avícola, pesquera y de cacería; que se encuentran repartidas en la zona de forma porcentual”,”La actividad pesquera en nuestra región genera el máximo rendimiento de la economía, ya que cuando esta se incrementa, se nota el mejoramiento de los siguientes dos sectores económicos. El pescador controla el modo de pesca en turnos (diurnos y nocturnos). En buen tiempo se hacen aproximadamente $ 32,000 diarios por turnos; el tiempo de subienda comprende los meses de enero y febrero”

Ofelia Carrión, Luis A. Mahecha, Erica Perdomo y Olga Lucia Vivas con su trabajo “Características del comercio en Puerto Bogotá” (1.998), resaltan; “La actividad comercial en nuestra localidad, es ala fuente de ingreso mas lucrativo después de la pesca. En la mayor parte de la zona urbana, se distinguen diferentes tipos de negocios como: restaurantes, misceláneas, tiendas, estaciones de gasolina, montallantas, hoteles, guaraperias, cantinas, carnicerías y en menor porcentaje se ubican las ventas ambulantes de arepas, perros calientes, empanadas, chorizos etc.”, “ Estos negocios son mas rentables en la llamada época de la subienda, donde aumenta el flujo de compradores de pescado, turistas, atraídos por la abundancia de pescado quienes reactivan la actividad comercial”.” El comercio en temporada de subienda. Lo podríamos llamar la “época de oro” en Puerto Bogotá, porque los pescadores aprovechan el momento para sacar la mayor utilidad en esta actividad”.

Julio Duarte, Nini J. Hernández e Ivonne Guzmán con su trabajo “Fuentes de empleo en Puerto Bogotá” lo presentan como característica principal, “En la Inspección de Puerto Bogotá la mayor fuente de trabajo la constituye la pesca durante las temporadas de la subienda y mitaca de los meses de enero y octubre. Época en la cual la población en Puerto Bogotá goza de un incremento de los recursos económicos”, “los diferentes empleos que genera la pesca durante la subienda son; el pescador que extrae los peces del río, colinchador o enyutador es el que amarra los peces, el revendedor y por último el comerciante que es el que lo consume”. Y terminan con la siguiente afirmación, “ La base fundamental de ingresos y fuentes de trabajos en Puerto Bogotá a través de su historia ha sido y es la subienda que año tras año se ha venido agotando a raíz de la utilización de la pesca ilícita”.

Como se podrá estimado lector deducir desde esta introducción que es la pesca la principal actividad económica de la Inspección de Puerto Bogota, pero los estudiantes de los grados séptimos se dieron a la tarea de preguntar a sus mayores en su hogar, cual era para ellos (abuelos, padres, tíos o adultos vecinos) la principal actividad económica de la Inspección de Puerto Bogota, luego ellos transcribían lo narrado y lo llevaban como tarea respectiva en forma de cuento, lo que recopilamos y nos da como resultado este hermoso libro que recoge las narraciones transcritas por ellos.

Sabemos que estos noveles escritores, quienes fueron atentos en cada clase de Ciencias Sociales lograron despertar su curiosidad, algunos con temor, otros con diversión y otros con picardías, que años mas tarde verán como mayores que si podían y podrán producir intelectualmente. Así que estimado lector dejamos a su consideración este trabajo, que es fruto del trabajo de clase, que cada estudiante realizó con la asesoría de los docentes de la Institución Educativa.




Esp. Tiberio Murcia Godoy. Director del proyecto.



De los barcos, a la pesca

Por Mario Torres Ortiz*

Puerto Bogotá ha sido siempre un centro de comercialización pesquera, lo que significa que el sistema económico de sus habitantes ha sido siempre financiado por la pesca, la cual hay dos épocas, una que se llama subienda o bonanza pesquera que se disfruta en los meses de enero, febrero y otra pequeña producción en los meses de junio y julio llamada mitaca, de estas dos épocas es que los habitantes de este Puerto han vivido y siguen viviendo económicamente.

También la economía en Puerto Bogotá se ha basado antiguamente en la naviera, pero al no volver arribar barcos, quedo la pesca como alternativa, o buscar otros recursos o trabajos como en el campo, también recolección de cosechas como algodón, café y otros, ya que en Puerto Bogotá no hay otra forma de empleo más que la pesca.

* Hijo de Alba Ortiz y Mario Torres, tercero de tres, su fuente fue don Samuel Rodríguez pescador conocido de la Inspección.



Cóngolos, anzuelos y atarrayas para pescar

Por Camilo Jutinico Amaya*

En Puerto Bogotá la actividad económica siempre ha sido el pescado, la mayoría de sus habitantes subsisten de la subienda, los pescadores alistan sus congolos, atarrayas, chinchorro, anzuelos, nasas y canoa, y principalmente le hacen arreglos a sus camas (sitios a la orilla del río donde se hacen a pescar).

En tiempo de subienda las orillas del río cogen vida, las personas empiezan a ganar dinero fruto de las ventas de pescado, algunos no pescan pero ganan dinero ayuntando, otos vendiéndolos y los comerciantes que llegan de otros pueblos para comprarlo y después lo revenden. Esto se convierte en una cadena en la cuales todos salen ganando.

*Hijo único su madre es Maria Isabel Jutinico Amaya quien le sirvió de fuente.


Bocachico, nicuro, y bagre, peces del Magdalena

Por William Acuña*

Mi abuelita me contó que la actividad económica de Puerto Bogotá es la pesca, y que esta era abundante en años anteriores.

Cuentan mis antepasados que como seria la abundancia de peces que hasta los cogían con canastos, metían los canastos al río y los sacaban llenos. Como seria que mi abuelita pescaba con congola y sacaba harto pescado, en ese tiempo sacaban tolomba, bocachico, nicuro, bagre, blanquillo, bagre sapo, cucho, bagre pintado, picudas y chachas.

Mi abuelita contó que Puerto Bogotá desde el comienzo fue una aldea habitada por aborígenes, con el tiempo paso hacer sus terrenos propiedad privada y posteriormente cedieron sus terrenos para que fundaran un caserío.

Su primer nombre fue Bodegas de Bogotá, posteriormente adquirió el nombre de Pescaderías porque era centro de acopio pesquero de esa época. Con el correr de los años adquirió el nombre de Puerto Bogotá, porque así se conoce a sus habitantes quienes viven del recurso pesquero, lo que quiere decir que su economía es la pesca.

Puerto Bogotá esta situado a la margen derecha del río Magdalena y su historia esta partida en dos, la primera cuando hacia parte de Honda y la segunda es que este sitio es de gran abundancia de peces regularmente entre los meses de enero y febrero. Hay otra subienda de pescado que por tradición la llaman mitaca entre los meses de julio y agosto.

* Hijo de Deisy Acuña, su fuente fue su abuela Florinda Acuña.

Rubén y Eusebio amigos pescadores

Por Marisol Sarmiento Rodríguez*

La pesca como sabemos fue una de las primeras actividades del hombre para satisfacer sus necesidades alimentarías. Antes, la pesca solo era simplemente una actividad de recolección, que era lo que hacia el hombre prehistórico, a las orillas, lo que se podía con sus rusticas herramientas como la lanza, el arco y las flechas. Fue por esto que la pesca se parecía a la caza que era lo que hacían los hombres porque la fastidiosa tarea de recolección se dejaba para las mujeres y los niños.

Los primeros anzuelos fueron agujas puntiagudas por los dos lados, en forma de huso, como las que todavía utilizan algunos pueblos primitivos. A pesar que el anzuelo como lo conocemos en Puerto Bogotá fue inventado mas tarde que la flecha y el arpón, era conocido también en la edad de piedra se tallaban también en piedra, cuerno, hueso y madera, pero hay que tener en cuenta que no fue inventado simultáneamente en todas partes aquí llego machismo tiempo después. Por ejemplo en Australia y gran parte de África, en la edad de bronce y al comienzo de la de hierro tomo la forma actual.

Asimismo, al poco tiempo empezaron a tejerse nasas ( que era una forma de canastas en forma de cilindros y de tronco de conos formados por un enrejado en forma de red, ahuecadas de forma de madera). Utilizando maderas de sauce con una técnica que ha perdurado hoy en día. En los ríos y en las entradas del mar en la tierra, construyeron diques que encaminaban los peces hacia el interior de trampas astutamente dispuestas. Antes, las redes eran utilizadas en las luchas y para capturar aves, pero bien pronto los hombres aprendieron a utilizarlas también para capturar peces, construyendo redes de fondos, nuestras congolas y atarrayas.

Los peces atrapados eran cortados, secados al sol y ahumados para así poderlos conservar. La pesca sirvió en un principio, para satisfacer las necesidades individuales, pero con el aumento de peces nació un comercio floreciente.

Al saber todo esto decidí preguntarle a mi abuelo todo lo relacionado con la pesca, y al tener una plática tan fabulosa con él. Me contó la maravillosa historia de Eusebio, quien vivió sorprendentes aventuras desde sus dos años. Decidí contar y transcribir esta historia porque al saberla me pareció muy interesante, toda la historia la contare a continuación.

Eusebio, viendo a sus dos años como su padre era apresado victima de la violencia política de aquellos años el pequeño niño comenzó a imaginarse que existía en la profundidad de aquellas aguas caudalosas que a primera vista le inscriba temor, cuando cumplió sus seis años, quiso un día arriesgarse y ver con sus grandes ojos negros que había debajo del agua, pero por su puesto que casi se ahoga, pero uno de sus vecinos lo saco del agua. Su madre trabajaba en una casa de familia cortesana, y era poco el tiempo que pasaba con su hijo en esa chocita construida con bahareque y paja a la orilla del río Magdalena.

Eusebio practicaba la pesca siguiendo los ejemplos de sus vecinos. Para él, la pesca siempre represento una gran inspiración, debido que desde muy temprana edad aprendió a pescar. Un día se realizo un concurso de pesca en Puerto Bogotá en la que Eusebio se hizo presente, allí la intención era sacar algunas fotografías, y escuchar una historia que por cierto la escucho Rubén García quien le cautivo no por la gran cantidad de conocimiento por la pesca, sino por su sencillez y humildad. Después de haber escuchado la historia de Rubén, poco después Eusebio decidió contar esta historia a algunos niños de una pequeña escuela.

Rubén comenzó a pescar desde sus 14 años de edad, su padre y su abuelo también habían sido pescadores, la tradición era algo que se marcaba claramente anteriormente en casi todos los pescadores. La pesca al principio la hacían con carnada viva como pancores, lombrices y otros insectos, esta clase de pesca era llamada la pesca con mosca pero poco a poco Rubén fue descubriendo otros tipos de artefactos que le imprimía un gusto singular a la experiencia de luchar contra los peces.

Fue entonces que Rubén conoció a Gilberto residente de Bogotá, quien le explico a Rubén cada uno de los pasos para tener una captura exitosa de peces y fue así que Rubén les dijo a algunos pescadores que un buen pescador debe ser capaz de leer el río y así poder lanzar la atarraya en el lugar donde de encuentran los peces.

Días depuse Rubén y Eusebio se reencontraron y decidieron tener una aventura de pesca en el río Magdalena, llego la hora y así fue como los dos se fueron en una canoa con atarrayas y anzuelos, pararon en uno de los pocos lugares donde la gente decía no haber tanto pescado. Pues en ese entonces era mucha la abundancia de peces que existían y por esto eran muy pocos en donde no había pescado.

Rubén y Eusebio practicaron la pesca mosca es decir colocar un insecto en el anzuelo y así poder atraer el pez. Y fueron cantidades de peces que capturaron, luego ellos fueron a repartir estos peces a varias familias divirtiéndose de la manera más humilde, así fue como termino las aventuras de históricos pescadores de Puerto Bogotá.

Pero antes quisiera agregar que pase una tarde esplendida escuchando esta historia de una persona que sabe lo que dice, que es mi abuelo Alfonso Rodríguez, y por ultimo quería decir que hoy por fin comprendí el sentimiento que mueve a tanto pescador en el mundo.

* La menor de tres en la familia, sus padres Alba Nory Rodríguez y José Sarmiento, su fuente fue su abuelo Alfonso Rodríguez.

Puerto Bogotá un lindo caserío

Por Eliana Guerrero Galindo

En los tiempos antiguos por la ribera del río Magdalena existía un pequeño caserío formado por casas hechas de madera, guadua y bahareque. Allí habitaban personas humildes que Vivian de la pesca principal producto económico. El pescado tenia un valor de cinco centavos a diez centavos, era tanta la abundancia de pescado que los señores en viernes santo regalaban lo que cogian si ellos llegaban a pescar, un bagre lo partían por pedazos y lo repartían a los vecinos.

En este pequeño caserío no existían carreteras sino caminos de herraduras, el río Magdalena era más extenso y subía hasta donde llamamos El Remolino.

Las señoras llevaban sus ropas a lavar al río Magdalena y de este río recogían el agua para comer y cocinaban con leña. El Puente Luis Ignacio Andrade no existía y los habitantes de este caserío pasaban a otra localidad llamada Honda por el Puente Navarro por este mismo transportaban el pescado que cogian para comercializarlos en la estación del ferrocarril.

Esta tranquila población hacia el año de 1.950 contaba con una Inspección de Policía y un centro de Salud localizados al frente del Puente Navarro, que era como centro de esta bella localidad. Los hombre cogian el pescado con atarraya, congolo y anzuelo.

Por el río Magdalena existía el transporte fluvial desde el punto llamado la Moya de Santa Martha hasta el puerto de Arrancaplumas, se ayudaban a los barcos a subir con poleas, para esta labor se empleaban pescadores de esta localidad. Los dueños de estos barcos les pagaban y era otra entrada económica que estas gentes tenia.

A sus alrededores existían fincas, esta parte era llamada la Salada, allí habían cultivos de algodón y ajonjolí. Este lindo caserío tiene por nombre Puerto Bogotá en cual posee dos sectores, Puerto Bogota alto y bajo, compuesto por Patio Bonito y Pescadería.

Caminantes rumbo al puerto

Por Camila Paola Polanco Castañeda*

Mis abuelitos me contaron que hace mucho tiempo lo que ahora es la Inspección de Puerto Bogotá era solo veredas y que las casas eran de bahareque y que eran separadas y su economía siempre ha sido la pesca.

Hace mucho tiempo vivía un señor que era tan pobre pero tan pobre que no tenia que comer, un día paso un señor y le dijo -señor usted quiere irse conmigo-, el señor le dijo para adonde, -para un pueblito que se llama Puerto Bogotá-, y haya que haremos, -pues muy sencillo pescaremos y venderemos lo que pesquemos, pero tengo que decirle que hay que pasar por varios pueblitos para llegar a ese pueblito-.

Después de pasar por el primer pueblo tuvieron que hacer una casita para que los demás habitantes los dejaran pasar; en el segundo pueblo tuvieron que trabajar mucho para poder comprar unos caballos y poder comer; en otro pueblo tuvieron que decirle a unos compañeros que por donde era el camino.

Bueno al fin llegaron a el pueblo de Puerto Bogotá, ahí construyeron una casa para poder vivir en ella. Ahí tuvieron que trabajar pescando y cultivando sus alimentos para si poder comer y dejar feliz a los demás habitantes de Puerto Bogotá.

* La mayor de dos, sus padres Alexis Polanco Rubio y Evangelina Castañeda Correa, sus fuentes fueron sus abuelos maternos Santos Manuel Castañeda y Maria Elisa Correa.

Pescadería

Por Natalia Barragán Castañeda*

Mi bisabuela me contó que la economía de Puerto Bogotá era la pesca, en donde esta la Inspección era puro monte y habían piedras y árboles grandes, la poca gente que estaba ahí eran los visitantes que le compraban a los pescadores.

En esa época el río Magdalena era mas alto y ancho, los compradores para poder ir al otro lado del río cruzaban en un barco en el Remolino.

Pasaron los años, construyeron un puente y lo llamaron Navarro en donde ahí la gente tenía que pagar para poder cruzar y comprar el lichigo.

Después de todos esos años los pescadores fueron construyendo sus casas y se formo un pueblo y lo llamaron Pescadería.

* Tiene tres hermanos Luz Miriam, Edwin Alexander y Luis Alberto, hija de Miriam Castañeda Reyes, su fuente fue Margarita Vergara..

San Juan de Remolino

Por Nelsi Ávila López*

Me contó mi Papá que la economía de San Juan de Remolino, corregimiento de la Inspección de Puerto Bogotá es la ganadería, pues desde que ha vivido allí, siempre ha visto que todas las personas ordeñan las vacas, extraen leche que sacan para vender a los lecheros de honda y Cambao. Donde procesan el queso y quesillo, ahí mismo lo distribuyen a diferentes partes del sector. También en San Juan de Remolino compran y venden vacas.

En la finca hay muchas personas que les gusta la vaquería y desde temprana edad le ayudan a sus Papás en todo lo de agricultura y ganadería.

En la finca cuando los señores que ordeñan y traen la leche, las señoras hacen cuajada. En San Juan de Remolino hay otras personas que tiene pollos, los crían y después los venden, o sino gallinas que ponen huevos y luego los venden, también cultivan plátanos.

Este corregimiento tiene gente amable y gentil, además hay muchos animales grandes y bonitos y existe un sector donde hay unas quebradas que lo invitan a uno a bañarse.

* La mayor de tres hermanos, sus padres Eutimio Ávila Forero y Doris López Céspedes, su fuente fue su padre Eutimio.

La pesca, la ganadería y la agricultura, economía de Puerto Bogota

Por Cristian Camilo Castañeda Beltrán*

La economía de Puerto Bogotá es la pesca, desde hace mucho tiempo los aborígenes escogen el pescado mas grande, como los bagres, capaces y blanquillos.

En la relación a la economía de la Inspección de Puerto Bogotá también encontramos las fábricas de refrescos y bloques, la parte mas conocida de los aborígenes era bodegas, esta Inspección fue llamada mas adelante Puerto Bogota.

Hace unos años vivía una familia muy pobre, ellos venias de otro pueblito y decidieron quedarse en esta Inspección. Esta familia no sabía pescar, no sabían nada de agricultora ni de ganadería.

En una chocita vivía un anciano el primer trabajo que desarrollo. Fue la pesca, él tenía dos hijos, cuando era tiempo de pesca, el pescaba día y noche por horas. Este anciano vio a la familia pobre aguantando hambre porque no tenían nada que comer. El anciano le pregunto a la cabeza de la familia pobre que si sabía pescar, y esto le respondió que no, por lo cual el anciano le invito aprender a pescar y tejer, lo que aprendieron rápidamente para poder subsistir.

Puerto Bogotá tiene una gran mayoría de región rural, allí podemos encontrar productos agrícolas y ganaderos, estos territorios son Monteccorrales, Río Seco, Quebrada Grande, Cuatro Esquinas, Santiago, San Juan de Remolino, Cedrales, Piedras Negras y Bodegas, desarrollándose en la pesca y la cultura.

* Hijo de Nancy Beltrán y José Oliver Castañeda.

El mercado se compraba para la semana

Por Anderson Vergara Bustos*

Cuentan mis abuelos que el pescado siempre ha sido la economía de Puerto Bogotá, en comparación la pesca de de hoy día, con la antigua era súper mejor la anterior, esta se bada tres veces al año y el pescado era tres veces mas grande, hoy se captura el nicuro que lo cogemos con facilidad, ellos antiguamente lo botaban al río porque era muy pequeño, el tamaño del capaz que hoy cogemos era como el nicuro para ellos.

Todo esto se pescaba con congolo, atarraya y chinchorro., que es lo mismo que hoy se usa. Antes también cultivaban algodón, y los caminos eran de herradura, la carrera primera era la centran que se usaba para ingresar al pueblo.

Para conseguir el mercado tenían que pasar al municipio de Honda, pero tenían que pagar en centavos, se gastaban ciento cincuenta pesos para comprar el mercado para la semana y así no tener que pagar constantemente el cruce del puente, en fin la economía de Puerto Bogotá es la pesca.

*Tercer hijo de Edith Bustos y José Ignacio Vergara

Chepito y su nuevo destino
Por Mónica López García*

Me llaman chepito cierto día decidí salir a buscar nuevos horizontes los cuales no los hallaba en mi pueblo, así que emprendí mi camino hacia el centro del país, mas adelante a encontrar fortuna y porque no amor.

Mientras viajaba observa los alrededores y pasando por cierto pueblo me llamo la atención sus calles, su color y sus habitantes, su calor humano, su amabilidad, así que decidí bajarme allí y probar suerte.

Ciertamente era verdad, sentí que allí me iría muy bien, primeramente me hospede en un hotel mientras buscaría un buen trabajo y luego buscaría una casa pequeña donde vivir. Afortunadamente pronto encontré trabajo, pues allí había mucho comercio y también mucho turismo, pero la verdad todo giraba alrededor de la pesca, la cual se realiza en el río Magdalena.

La mayor parte de la gente se dedica a este oficio pues rentable y deja buenas ganancias, yo también me anime a trabajar en la pesca obviamente tuve que primero aprender el oficio, puesto que yo no sabia nada de ríos, canoas, atarrayas y demás formas para el trabajo como pescador.

Me fue muy bien, ahora pronto tengo lo suficiente para poder montar mi propio negocio. Durante ese tiempo conocí a una mujer que seria mas adelante la madre de mis hijos por los cuales tendría que trabajar mas duro para así sacarlos adelante.

Me negocio no era lo mejor del mundo pero esto me daba para el alimento, la ropa, mis hijos y mi mujer. Yo trabajaba fuerte las veinticuatro horas del día, aparte del negocio seguí trabajando en la pesca como un deporte, pues ganaba dinero y también de divertía.

La verdad desde que puse mis pies sobre las calles de Puerto Bogotá Cundinamarca, supe que allí encontraría lo que con tanta ansiedad estaba buscando.

*Hija de Gloria Inés García Garzón y José del Carmen López Trujillo, nieta de Marlene Garzón.

Entre la pesca y la ganadería

Por Lixza Minely Ordóñez Bohórquez*

Mis abuelos me contaron que las veredas como Piedras Negras, Río Seco entre otras obtienen su economía para Puerto Bogotá, de la ganadería, su quesos y leche que benefician a las personas, ya en la cabecera Puerto Bogota la economía es la pesca, y se obtiene para sus familias y las demás personas. Hace mas de doce años el pescado valía veinte o cincuenta centavos, también se cultivaba maíz, yuca entre otros.

También me contaron que la mayoría de personas se enfermaban y no tenían que comprar pastas ni medicamentos, ellos se beneficiaban con plantas, que se tienen que hervir y tomarse el agua obtenida de las yerbas medicinales.

Según entendí que la economía de Puerto Bogotá es la pesca y la ganadería.

* Hija de Eliécer Ordóñez y Luisa Bohórquez.


Un pescador muy serio

Por Olga Alejandra González*

Hace mucho tiempo una familia que tenia muchos hijos, después de mucho tiempo tuvieron otro, y no sabían que hacer con él. Los padres tomaron la decisión de abandonarlo o regalarlo a una familia rica.

Después de mucho tiempo el niño fue creciendo y era muy creativo porque a él no le gustaba tener todo ese dinero, el prefería regarlo, a él le gustaba todo lo de el campo, para él era mejor pescar o cultivar. Un día estaba aburrido y salio al río Magdalena y se encontró con una muchacha, y ellos se enamoraron, pero su familia quería que se casara
con una muchacha rica, él muchacho no quiso y se llevo a la que quería.

Ellos se fueron lejos y formaron una linda pareja, construyeron una choza y para alimentarse pescaban con atalaya y chinchorro, luego tuvieron hijos, y enseñaron a sus hijos hacer echados para adelante. Así que pescando y a veces en trabajos agrícolas fueron ganando mucha plata, y estos los llevo a ser personas distinguidas por todo el pueblo.

* Segunda hija de la familia conformada por Aidé Garzón Martínez y José Gaitan González.


Un anciano motiva a un pescador

Por Natalia Rojo Serna*

En las épocas de la vida de Puerto Bogotá, en ese tiempo la parte mas importante de la economía era la pesca, la fuente de sostenimiento de Puerto Bogotá y algunos alrededores, esto lo contó un anciano a un pescador que ha llegado a Puerto Bogotá y quiere enfocarse mas en el cuento de la subienda, la que es fácil de trabajar y la que nos ha dado el sustento por muchos años.

La pesca todo el mundo la puede trabajar le dijo el anciano al pescador, el pescadorcito se entusiasmo y consiguió una casita a la orilla del río Magdalena, compro una atarraya y muchos anzuelos y se fue a buscar la parte económica del Puerto: Otra cosa que nos ayuda es el turismo ya que los rolos les encanta el pescado, gracias a la subienda muchos de nosotros vivimos en condiciones buenas, ya que a veces viene el pescado en abundancia, así los pescadores de por aquí sostienen a sus familias arriesgando su propia vida, contra la corriente peligrosa del río.

* Hija de Luz Dari Serna Muñoz


Ivi conoció la pesca por la abuela Nora

Por Erika Zarate

Había una vez una niña llamada Ivi, la pequeña niña tenía una abuelita llamada Nora la cual era muy sabia y anciana, Ivi estaba interesada en el tema de la pesca, hasta que un día por interés propio decidió preguntarle a su querida abuelita Nora sobre la pesca en Puerto Bogotá.

La abuela sin preguntas le empezó a contra todo lo que ella sabía sobre este tema tan importante, le contó que en ese tiempo la gente iba mucho a pescar para poder sostener a sus parientes, el pescado se vendía demasiado porque en esa época la gente apreciaba mas, pero habían personas la cual lo pescaban muy chiquitico dejándolo morir y luego lo devolvían al río. Hubo una época que se disminuyo el pescado porque los sacaban muy pequeño y poco a poco la subienda se ha ido acabando, las personas mas necesitadas pescaban durante todo el año, pero en ocasiones en que el no crecía mucho y escaseaba el pescado, por eso aprovechemos la subienda y no desperdiciemos este alimento tan rico en vitaminas como lo es el pescado.


El cuento de la caimana mocha

Por Luz Jennifer Flores Flores*

Me contaron que la actividad económica del Puerto ha sido siempre la pesca, y por esto fuera del hombre también ha habido animales que les gusta el pescado y este es el caso de una caimana, que por cierto era mocha, esta es su historia.

En 1.930 apareció una caimana que se comió un pescador. Los pescadores se pusieron en cacería de la caimana pero esta hacía sus estragos, aparecía donde menos pensaban. Se comió perros, gatos, gallinas, niños y personas que se bañaban en el río Magdalena.

En 1.945 una lancha cruzaba el río Magdalena, durante su cruce salio del río la caimana y voltio la lancha y uno de los pescadores llevaba una peinilla y la caimana al poner una mano sobre la lancha este le corto la mano y de ese momento le colaboran la caimana mocha. Este animal o caimana seguía comiendo cuanto animal o persona se dejaba pillar.

En 1.960 algunos pescadores estaban en su labor, pescando cuando vieron el animal saliéndose a la orilla, inmediatamente se reunieron más pescadores y le hicieron cacería a la caimana mocha, capturándola y matándola, cuando la pesaron esta llego a las 25 arrobas, le encontraron en su buche bastantes alhajas entre otras cosas. Muerta la caimana volvió la tranquilidad a las orillas del río Magdalena, esta historia la contaron los pescadores más ancianos.

* Hija de Pedro Alfonso Flores Murillo y Olga Lucia Flores, su padre le contó la historia.


Andrea pregunta a su Mamá la historia de Puerto Bogotá

Por Ivon Xiomara Castillo Q.*

Había una vez en Puerto Bogotá una niña que se llamaba Andrea, ella quería saber del lugar donde vivía. Entonces le pregunto a su mamá que cual era la economía mas frecuente en este sitio.

Andrea comenzó a preguntarle a su mamá, ella le contesto que la economía mas frecuente en Puerto Bogotá era la pesca, y que esta fue la base de alimentación de los Panches, quienes comían bagre y los otros peces que ofrece el río Magdalena.

Andrea se asombro con todo lo que le contó su mamá, pero todavía no había terminado. El río Magdalena atraviesa el país de sur a norte en una extensión de 1.550 kilómetros y en sus riberas tiene asiento 75 municipios.

La pesca es una actividad muy importante y a ella están vinculados unos treinta y cinco mil pescadores que soportan unidades familiares con más de cincuenta mil personas. Las diferentes tribus antiguas como los Panches se favorecían mucho con el río Magdalena, ya que este era el que le daba pescado y estos los intercambiaban por coca u otros elementos, como sal, oro y esmeraldas.

El río Magdalena le es de mucha ayuda a los pescadores de Puerto Bogotá, pues gracias a este oficio ellos pescan y así alimentan a sus familias. Andrea le agradeció a su mamá y finalmente pudo saber mas del lugar donde vive.

* Hija de Fanny Quintero Guarin y Jesús Yesid Castillo Martínez. Yureini es su hermana.


El nicuro, doncellos, capaz y mojarras nuestro alimento del río

Por Ana Lorena Gallego Caicedo*

Erase una vez en tiempos antiguos mis abuelos me contaron que la pesca era la economía mas importante de Puerto Bogotá que en la subienda, cuando llegaba el pescado las personas los vendían

Mi abuelo Julio sabía mucho sobre el pescado, pues el se interesaba mucho en este tema, el me siguió contando pues yo que quede impresionada con esto. El río Magdalena se caracteriza por sus peces, ya que distintas personas de Cundinamarca y Puerto Bogotá pueden alimentar a sus familias.

Cuando ellos no vendían este pescado, lo comerciaban a los turistas que llegaban de otros países y ciudades. En las orillas del río Magdalena muchas tribus como los Panches cultivaban y aprovechaban al máximo este río tan preciado en Puerto Bogotá. El nicuro, bocachico, capaz, doncellos, mojarras, bagres nos sirven de alimento.

*Hija de Luz Mery Caicedo Oliveros y Javier Galleo Castaño quien es su Fuente. Jenny, Javier, Jennifer y Brayan Alexander son sus hermanitos.


La ganadería en Puerto Bogotá

Por Emili Yurannis Mahecha Gómez*

Había una vez un señor llamado Miguel que trabajaba en ganadería, pero le faltaba mucho por aprender. Él se encontraba con un niño llamado Lucas y le pregunto muchas cosas ya que él si era estudioso. El niño Lucas siguió contándole a Miguel todo sobre la ganadería como la base fundamental o especialmente de nuestros animales ya que estos son útiles para poner a progresar una finca.

Miguel estaba tranquilo y siguió escuchando a Lucas su relato, gracias a estos las personas venden ganado y así pueden alimentar a su familias, especialmente a las personas de otros pueblos, antes del ganado capturaban venados. La ganadería tiene sus beneficios, antes no se practicaban tanto como hoy, ya que en otros tiempos cazaban venados, ovejas y curies, ahora el ganado es lo mas útil a la sociedad.

*Hija de Maria Gómez y Joaquín Emilio Mahecha Beltrán. Sus hermanos son Leonardo, Joaquín Emilio, Kevin Duvan y Cristian Andrés.


Las chinchorros , las nasa y la pólvora acaban con la pesca

Por Fredi Leonardo Saldaña*

Hace mucho tiempo había mucho pescado porque no había y ni existía la barredera, las nasas y por eso existía mucho pescado. Lo llevaban al cuarto frío, también les tocaba arreglarlo y llevarlo en platones, cruzar por el puente Navarro y así lo esperaban los carros para comprarlo. También había mucho bagre, blanquillo, bocahicos, nicuro, capaz, mueludas, picudas, patalos, tolombas, bagre sapos, mohinos y chachaes.

Pero también a veces tocaba arreglar el pescado para poderlo vender salpreso al otro día en la plaza de mercado, pero ahora por la barredera y la nasa y los chinchorros, la pólvora se ha descontinuado la pesca, ya no es como hace muchos años.

Ano tras año ya no hay la misma cantidad de pescado debido a lo pescadores que pescan con estos elementos. Se puede pescar con atarraya, congolo o nailo y así evitamos acabar con el sustento de todos los pescadores, también se debe evitar sacar los pescados pequeños, estos hay que dejarlos que tengan las tallas permitidas, y que los señores de Inderena controlen la pesca de los peces pequeños, para así poder tener buena subienda.

*Hijo de Maria Isabel Bustos y Jesús Antonio Saldaña, el último de cuatro hijos. Su madre Maria sirvió de fuente.


Un recuerdo de subienda.

Por Stiven Donato Torres*

Mi abuelo me contó una vez que la principal actividad económica de Puerto Bogotá era la pesca por que se daba en los mes de enero y febrero y hoy en día los pescadores cuentan que en los años anteriores las subiendas duraban desde el mes de noviembre hasta el mes de febrero, y que en esas subiendas los pescados pasaban por las orillas del río y que la gente iba a pescar con estopa y sacaban por montones.

Los pescadores cogían el pescado grande para irlo a vender al puente y así transportarlos a otras ciudades y así había más economía en Colombia.

Anteriormente se vinieron pasando los años hasta los días del año 2005, el pescado se iba escaseando, hoy en día es muy difícil en las subiendas coger montones de pescado. La policía y la comunidad a veces hacen una veda para que el pescado suba a otros ríos y puedan tener mas alimentación para la familia y los turistas puedan comprar más pescado.

*Carlos Donato fuente.

La pesca

Por Gilma Martínez Chacon*

Había una vez una niña que se llamaba Begonia, ella tenía mucho interés en saber como se había relacionado la pesca. Se fue para donde su abuelo para que él le contara todo sobre la pesca. El abuelo le propuso a Begonia que si salían a dar un paseo, caminaron por un largo rato y llegaron a una colina donde había un extenso bosque y allí se podía observar todo el río Magdalena, comenzaron a hablar.

Begonia le pregunto al abuelo para que servía el río Magdalena, y el abuelo le contesto que servía para que el hombre pudiera calmar la sed y para poder alimentarse.

El río nos brinda peces para sobrevivir, Begonia le pregunto a su abuelo, ¿que son peces?, el abuelo le responde que son unos seres sobrevivientes que existen en el río Magdalena, hay muchas clases de peces y esos son; nicuros, bocachicos, blanquillos, capaces, doncellas, doradas, mojarras, mocholos, pacoras, picudas, bagre sapo y bagre pintado. Esos son todas las clases de peces que existen en el río Magdalena.

Begonia le da las gracias a su abuelo por haberle dado la información sobre como se había relacionado la pesca. Después de un rato el abuelo y Begonia volvieron a casa muy felices.

*Hijas de Maria del Carmen Chacon y Félix Martínez Ospina. Cecilia, Yerson y Félix son sus hermanitos. Su padre Félix fue la fuente del anterior relato.


La pesca en la época antigua.

Por Jhon Williar Sánchez Rengifo*

La pesca ha sido una de las mejores en nuestra región, casi toda la vida ha sido muy buena, me cuenta mi mamá Susana Rengifo que en la época antigua unos pescadores cogieron un bagre de dos metros de largo, ellos estaban contentos porque habían cogido un hermoso animal, puesto que había muchos pescados de esa largura.

Cuando pasaban las avalanchas o crecientes cogian unas especies de peces que no sabría nombrarlos, ellos así pescaban, cogian la atarraya y cuando la sacaban era llena de pescado con uno o dos lances, se hacían doscientos o trescientos mil pesos, ellos pescaban en troncos o en rocas.

Los pescados cogían pescado y lo vendían y ya casi eran famosos porque los pescadores cogian el pescado y lo transportaban, formando así una gran cadena alimenticia, muchos carros hacían cola para recibir su carga, hoy en día por causa de los petróleos, basuras y por la gente cogen el pescado muy pequeño, cogen los pescados y los dejan morir y luego los botan al río.

Hoy la subienda es cada año menos, mientras que en la época antigua eran cuatro o cinco meses, hoy en día cogen los siguientes peces; bagre, bocachicos, caloche, nicuro, cacha, mohino, los famosos perros, los cuchos, los bagres sapos, mojarras, tolombas y sobre toda la polilla, también es un delito coger pescado pequeño.

Así termina esta historia, pero lo mejor es que es la época antigua siempre hace falta el Mohan, un hombrecillo con barba y pelo largo que le llega hasta la cintura, les regalaba pescado a los pescadores con tal de que les llevara muchos tabacos.

*Hija de Susana Rengifo y Jenny Sánchez. Edith y Yonny sus hermanitos, la fuente fue la madre.

El bagre de las rayas y ojos rojos.

Por Leidy Katherin Rodríguez Sánchez*

Me contaban mis abuelos que en la época de la subienda, todos compraban pescado a montones mas que todo comparaban en el Puerto para llevar a otro lado, también me contaban que antiguamente el gajo (yunta) de pescado valía de doscientos cincuenta a trescientos pesos.

Qué la subienda llegaba en enero y que cuando ellos llegaron metían una cachucha y sacaban mucho pescado, también me contó que en el remolino había un bagre con rayas rojas y de ojos rojos y cuando los pescadores en el remolino pescaban en una canoa el bagre de ojos rojos los halaba hasta que los tumbaba al agua.

Me contó mi abuelo que un día un señor se fue a pescar en el remolino y el bagre lo jalo y lo hundió y cuando el señor salio a pedir auxilio lo sacaron con una sola pierna y el señor todavía vive con una sola pierna en muletas. Hace unos años lograron sacar el bagre que el según el decir de algunos pescadores estaba poseído por el diablo.


Puerto Bogotá.
Por Lorena Gamboa Rojas

Me contó mi abuelito que ante aquí se llamaba Bodega de Bogotá y que había mil habitantes y que esto era un potrero, desde el río hasta el Puente Navarro y que llegó el tiempo, y que el señor mando una carta diciéndole que él quería se el dueño de todo el pueblo.

Puerto Bogotá tenía una población de mil habitantes y muchos no tenía rancherías y la pescadería remataba con todo el pescado, lo vendían por un centavo y tocaba arreglarlo, el bocachico por dos centavos, el bagre por veinte centavos la arroba, el capaz por veinticinco.

Lo único que había en Puerto Bogotá en 1.957 la casa que se llamaba las Avileces y enseguida estaba el puesto de salud, cerca al Puente Navarro, y había tres o cuatro casitas entre esas que le llamaban la Inspección de Policía, se recorría la carrera sexta abajo y encontrábamos el sitio llamado patio bonito.

El patio bonito habían unas casitas de bahareque, entre esas había dos tiendas y se encontraban atrás como otras casas a salir a Salgar y el reto era potreros. No había agua, tocaba cargar en galones de lata donde venia la manteca, tampoco había alcantarillado y las señoras les tocaban ir a lavar al río.

Y viniendo por el camino de Guaduas mas atrás del Puente Navarro había una única vía para llegar hasta el puente, por ahí quedaban algunas casas de bahareque entre ellas estaba la escuela Eduardo Rubio Rivas, la capilla y la única casa era de la familia Pabon, por ese mismo sitio se instalo el reten donde las autoridades hacia sus servicios de vigilancia, también fue el sitio donde funciono el primer matadero.

En el Puerto habían dos calles, una que se llamaba Pueblo Nuevo y la otra Pueblo Viejo, y el resto eran potreros y montes. Cuando la gente quería pasar por el puente les tocaba pagar dos centavos, sino pagaban, no los dejaban pasar.

A la gente la ponían a cargar el pescado por quinientos pesos y por la orilla del río un buen pedazo lo llamaban Pescadería, esa parte no tenia casas. Del puente hacia arriba habían siete guarapearías, y a la calle primera la llamaban calta pilar. Algunos viajaban hasta puerto Ferreira que estaba ubicado frente al puerto de Arrancaplumas y de allí se embarcaban hacia Girardot en los barcos once de noviembre, ciudad de Honda, y habían otros barcos que viajaban a La Dorada saliendo del puerto de Caracoli.

* Hija de Olga Lucia Rojas y Fabio Gamboa. Fuente Luis Bernardo Gamboa Martínez..

La pesca

Por Anderson Gómez Romero*

En los tiempos antiguos en Puerto Bogotá, corregimiento del municipio de Guaduas, la pesca fue muy importante porque era el sostenimiento de muchas familias en Puerto Bogotá y también en Honda Tolima, muchas familias a sedimentan de la pesca y entonces los pescadores cogian el pescado y tenían que pasar por el puente Navarro, esa era la única vía que tenían que pasar los pescadores para ir a vender el pescado y para ir a venderlo al ferrocarril.

Entonces de hay se beneficiaban otras personas de las localidades y entonces la gente se alimentaba de lo que transportaban de otros lugares.

*Padres Mery Romero y Alfonso Gómez. Fuente Roberto Guarnido.


Pesca ,sudor y muerte.

Por Lorieth Ximena Rubio Devia*

Todos los años durantes los meses de enero y febrero se hacen los preparativos en nuestro puerto para la espera de la famosa temporada de pesca en el río Magdalena que adornaba nuestra población con su majestuosidad y grandeza.

Este es el escenario de muchos cuentos como mitos y leyendas y la que viene a continuación es la de uno de estos personajes llamados pescadores que acuden al río no con el fin de levantar el sustento para su familia, sino para obtener del pescado el dinero para darle rienda a los placeres mundanos como trago y prostitución.

El personajes en mención recibió la noticia de el inicio de la subienda por tal motivo alista su atarraya y su chinga y se dirigió al río. La subienda era abundante, peces de muy buen tamaño y de todas las especies oriundas del río, sacar la red era motivo de gran satisfacción por parte de los pescadores, ganancias al igual que la abundancia de peces era generosa.

Nuestro personaje pesco día y noche dentro de dos días consecutivos logrando reunir rápidamente una gran suma de dinero, y sin dar mas espera al motivo de su trabajo abandono la pesca y se dirigió a un prostíbulo de los que años atrás llegan a nuestra ciudad junto con el pescado para darle rienda suelta a los que él consideraba su gran vida.

En este lugar duraba el tiempo que le alcanzara el dinero, bebiendo, bailando y acostándose con el mayor número de mujeres posible. Esta misma actividad la realizaba únicamente con el tiempo que duraba la subienda.

Dos meses después de terminada la subienda, una mañana de un día domingo se empezó a sentir muy malo, sin fuerza, delicado y con un dolor en los huesos. El día lunes desesperado acudió al puesto de salud de donde fue remitido al hospital de Guaduas , donde la practicaron v arios exámenes y le formularon varios medicamentos, mientras que llegaba el resultado de un examen que le habían practicado, pero que lo enviaron hasta Bogotá.

Pasaron seis días mas y su estado de salud empeoraba. El día lunes siguiente lo llevaron del puesto de salud a donde se dirigió sin saber lo que le esperaba. La doctora apenas lo vio lo hizo seguir y le entrego un sobrecito blanco en cual venia sellado.

Al tenerlo en sus manos pregunto, ¿ yo que hago con esto?. Si la doctora es usted, ábrelo -----, la doctora lo abrió delante suyo y al leer el resultado su rostro palideció y con un tono de voz entrecortada le dijo el examen que le practicaron fue el de SIDA y lamento decirle que el resultado fue positivo.

El hombre enmudeció, salio del puesto de salud y se dirigió hasta su casa donde con papel y lápiz de su mano escribió las siguientes frases, “ Es una bendición de Dios el fenómeno de la subienda, pero una maldición el malgastar el dinero que obtenemos de ella en los placeres mundanos, los cuales me condenaron a una muerte porque eso quiero dejar dicho y todos aquellos pescadores que hacen lo mismo que el precio de esta osadía es muy alto como toda mi vida la he pasado en el río, en el quiero terminar”

La mañana siguiente un papel con estas frases fue encontrado junto a una atarraya, una chinga, una cachucha y su camiseta a la orilla del río en una piedra, y hasta el día de hoy nadie da razón de él.

*Madre Marfory Devia Ospina. Fuente Ramiro Pulido.


Peces y veda.

Por Cristian Camilo Avila Portela*

Mi papá me contaba que la principal actividad de Puerto Bogotá es la pesca, que se da entre los meses de enero y febrero hoy en día, porque anteriormente cuentan los pescadores que una subienda de peces comenzaba en noviembre y terminaba en febrero del siguiente año. Debido a la contaminación del río y que no se protegían las ciénagas el flujo del pescado es cada año menor.

Los pescadores vendían el pescado y este era transportado y era vendido en otros pueblos formando así una gran cadena económica. Años anteriores existían entidades como el INDERENA (Instituto de recursos naturales) que protegían y hacían respetar las tallas mínimas del pescado. Hoy en día hay una pesca indiscriminada y no se respeta esta.

Vedaban por horas para que el pescado pudiera subir sin problemas y asi los campesinos de las laderas que quedan bien arriba del cauce del río se beneficiaran también de la subienda.

*Fuente Guillermo Avila Mendez.

La vaca y el pez.

Por Jorge Guerrero Moreno*

Una vaca se encontraba tomando agua en las orillas del río Magdalena bajo la sombra de un árbol frondoso cuando de pronto escucho una voz que le decía ¿Por qué comes y bebes tanto?, no te das cuentas que a medida que engordes mas gorda será tu vida. Ella asustada pregunto; ¿Quién eres, no te veo?, ¿Dónde estas?, ¿Por qué me asustas?

Pero un pez flaco y desgarbado le contesto, pis – pis, mírame aquí junto a tu hocico, no te asustes, toma mi ejemplo yo voy haciendo ejercicio cuando como demasiado nado largos trayectos y vivo alerta para no caer en las redes de los pescadores. Haber cuantos años tienes, tres contesto ella, pero mírate- dijo el, ya pareces una ballena, yo en cambio tengo diez años y he hecho el mismo viaje cada año, y aunque estoy largo cuando pico el anzuelo de los pescadores creen que estoy enfermo y vuelven a echarme al río.

En cambio tu, mira haya viene tu dueño con el matarife para llevarte al matadero, no te vergüenza morir solo por ser glotona.- Pues sabes que no porque yo con mi glotonería ayudo a vivir mucha gente. Aunque tenga que morir, pero tu con tu egoísmo nunca serás feliz.- Ah si.- dime como ayudarías a alguien estando muerta.- A pues por haberme alimentado desde que nací, el matarife obtendrá su sueldo por darme muerte, el pueblo comerá mi carne, para calmar el hambre, algún empresario hará zapatos con mi cuero para calzar sus pies, en cambio tu no sirves para nada o es que no sabes que nada es gratis en la vida, los que te alimentan necesitan que pagues por haberte tenido viajando y comiendo todos estos años, mira si estuvieras gordito o hubieras deleitado el paladar de algún turista o algún pescador , y hubieras calmado el hambre de sus hijos, no te da vergüenza como mueren de hambre los niños mientras tu viajas por todo el país despreocupada.

No había pensado en esto, este año voy a comer bien y a no hacer tanto ejercicio, me gustaría ser recordada como un héroe. Esto me gusta que aprenda a pensar en los demás, nos veremos en la tarde para despedirnos. Yo me iré a descansar en la muerte y tu iras a comer para engordar-

Yo iré a la Cienaga que es lo mejor, nos veremos en un restaurante tu en un churrasco bien asado y yo en un viudo bien sudado, pero ayudaremos a la economía de este pueblo.- Chao, felicidades. Mediante este cuento vemos que las actividades económicas son la pesca y la ganadería.

*Padres Marlene Moreno y Alejandro Guerrero, su fuente fue su madre Marlene.


El sueño de la esperanza

Por Jhonatan Jaivel Ruiz Parra*

Había una vez una niña llamada Esperanza, que vivía en un pueblo llamado Puerto Bogotá, esta niña era muy pobre, pero con muchos sueños, uno de ellos era hacer reconocer el nombre de su pueblo.

Fueron pasando los años, Esperanza fue creciendo, Esperanza recibió los estudios necesarios para salir de esa necesidad económica que la afectaba. Un día llego a Puerto Bogotá un grupo de personas que venían a investigar la principal actividad económica de dicho pueblo, solamente una persona podía hablar con esas personas “periodistas”.

El pueblo eligió a Esperanza porque tenía los estudios necesarios para poder comunicarse con los periodistas. Esperanza acepto sin ninguna duda, ella se dirigía hacia la oficina de los periodistas, al llegar Esperanza le contó a los periodistas que la principal actividad económica de Puerto Bogotá es la pesca, al escuchar a Esperanza los periodistas se interesaron en ese pueblo, Esperanza se lo comunico a todo el pueblo y ellos se pusieron muy felices por la noticia.

Un tiempo después al pueblo llegó un periódico donde la principal noticia era la actividad económica de Puerto Bogotá, donde decía que dos veces al año, que llenaba de riqueza a los pobladores, este suceso se llama subienda o bonanza pesquera. Finalmente Esperanza cumplió su sueño que era hacer reconocer el nombre de su pueblo Puerto Bogotá, se volvió un puerto pesquero donde llegaba mucha gente de otros pueblos, ciudades y países ha aprovechar el tiempo de la subienda.

*Fuente Samuel Muñoz.


El barquito Chicamocha

Por Camila Andrea Mesa Anacona*

Hace muchos años existía un lindo y hermoso bosque en la cual llego un señor llamado Julio Londoño quien se desempeñaba como Inspector, fue viendo que habían personas que no poseían vivienda, decidió darles a cada una un lote para que tuvieran un sitio donde subsistir y fueron pasando los años y se fue formando Puerto Bogotá.

El Inspector se asombró cuando vio que tan bonitos cultivos, se sintió muy orgulloso de aquellas personas, mientras ellos trabajan de repente vieron algo asombroso brillar, uno dijo ¿es oro? , no puede ser veamos, era la fantástica carretera y la llamaron desde ese entonces carretera nacional.

En 1.915 existía un barquito llamado chicamocha que era muy especial, que nunca descansaba de llevar y traer mercancía hacia Barranquilla y los aires de Girardot, sus grandes estaciones era Caracoli y Bodegas donde siempre le daban lo mejor a Chicamocha.Pasaron los días y noches cuando por arte de magia llegaron unos grandes ingleses en 1.952 empezaron a ver que grandiosos paraíso y dijeron.- Nosotros podemos hacer algo por este paraíso. En un tiempo, de unos cuantos días empezaron a construir y en unos meses lo terminaron lo llamaron Puente Navarro, para ensayarlo le pasaron un automóvil de diez toneladas, vieron y se dieron cuenta que estaba muy bien construido.

Chicamocha transportaba el ganado hacía Barranquilla y aires de Girardot, donde hoy en día es puente bocas de cenizas donde desemboca el Magdalena.En esta tierra se cultiva bastante arroz, maíz, algodón, yuca y plátano. La pesca siempre ha sido la maravillosa fuente que desempeña los de Puerto Bogotá en marzo, abril, mayo y agosto es la época mas grandiosa. El Puente navarro fue el primero en el río Magdalena y aquí termina este fantástico cuento.
* Madres Elcira Anacona, hermana Mónica Shirley Meza Anacona. Su fuente Euripides Sánchez Buitrago.



La subienda

Por Andrés Felipe Parra Céspedes*

Mi abuelo Carlos me contó que en el año 60 la subienda que se presentaba en el río Magdalena de Honda y Puerto Bogotá, desde el mes de enero hasta finales de marzo, en esa época era tanta la cantidad de migración de peces que se cogían con canastos.

Había puntas que duraban ocho días y se formaba una cinta de hasta dos metros de ancho. Ya hoy en día no hay el pescado que había antiguamente.

Padres John Jairo Parra Donato y Sandra Liliana Céspedes.


La pesca

Por Rubén Darío Bernal Beltrán*

La pesca en la época antigua era muy buena puesto que cogian pescado muy grande, porque nadie en esa época no cogían pescado pequeño, solo grandes. Sus crecientes eran enormes hasta que un día dos pescadores cogieron un bagre de dos metros de largo, no se asombraban puesto que no era raro en esa época.

Los pescadores cogían el pescado con los siguientes implementos, atarrayas, chinchorros, congolo entre otros, en nuestro río siempre cogemos el bocachico, el nicuro, bagre, bagre sapo, los famosos perros y capaz.

También en la subienda de esas épocas era de cuatro a cinco meses, así los pescadores vendían el pescado y los transportaba, convirtiéndose en una cadena alimenticia.

Las subiendas en hoy son muy pocas, los pescadores mantienen cogiendo los pescados mas pequeños y el río mantiene contaminado, hay algunas personas cogen el pescado mas grande y también en las ciénagas les están destruyendo los huevos de los pescados y el pescado es una fuente para la alimentación de Puerto Bogotá y otras ciudades.

Madre, Rosalbina Beltrán Cáceres. Fuente Virgilio Bernal.


Un pescador muy pobre

Por Luz Miriam Barragán Castañeda*

Hace mucho tiempo vivía un señor que era muy pobre, pero pobre, el no tenía nada que hacer, un día se fue hacía el río Magdalena y empezó a pescar, y lo que pescaba lo vendía, y así fue ahorrando plata.

El señor fue ahorrando y así fue consiguiendo plata, y era tanto el dinero que poseía que comenzó a volverse millonario. Pero luego empezó a ponerse orgulloso y no tenía con quien compartir las cosas.

Un día una muchacha se enamoro de él, pero como ella era pobre, él no le paro bolas, el señor fue malgastando su dinero y volvió a quedar muy pobre. El señor después que quedo pobre, las personas ya no lo querían, la única que lo seguía queriendo era la joven.

La muchacha fue acercándose a él, y él como no tenía con quien hablar también se acerco a ella, muy pronto se casaron y vivieron felices con sus hijos y trabajando en la pesca.

*Padres, Luz Miriam Castañeda y José Luis Barragán López. Hermanos Natalia y Edwin.


La familia Panche en Puerto Bogotá

Por Yurley Reyes Garzón*

Antes de la llegada de los españoles y por lo menos 2500 años antes de cristo nuestra región ya estaba habitada por nativos pertenecientes a la familia Panche.

La cultura de estos grupos se ha logrado reconstruir gracias a diferentes hallazgos arqueológicos que han sido excavados por profesionales como Luis Duque Gómez, Arturo Cifuentes Torres, Gerardo Dolmatof y Lucia Rojas Perdomo entre otros, estos hallazgos se encuentran diseminados en diferentes áreas en Guaduas y la Inspección de Puerto Bogotá.

Los Panches no organizaron grandes centros urbanos, sino se desvirgaron o distribuyeron a lo largo del río Magdalena para aprovechar los enormes recursos que brindaba el río como el bagre, nicuro, capaz y bocachico.

El pescado lo cambiaban por sal, oro mantas de algodón y otros elementos que hacían parte de su propia producción. Los implementos mas utilizados en Puerto Bogotá son, el anzuelo, el congolo, la atarraya.

Puerto Bogotá se comunica con Honda por el puente Navarro y el puente Luis Ignacio Andrade. Puerto Bogotá y Honda son importantes por que de aquí salio Simón Bolívar para Santa Marta, es el centro del país, por esta ruta salieron hacía Europa naves cargadas de café y hojas de tabaco.

*Padres, Margarita Garzón y José Eusebio Reyes.


La economía de la Inspección de Puerto Bogotá

Por Marisol Jiménez González*

Mi abuela Olinda Barragán (q.e.p.d) me contó sobre la economía de Puerto Bogotá, sobre la pesca que hace muchos años los pescadores de allí cogían y cogían muchísimos pescados, pero de este río llamado Magdalena, de este río se han sacado muchos pescado por muchas personas, pero digamos que la pesca como la variedad de peces que sacan son, nicuro, bagre, capaz, bocachico, bagre sapo, mata caimán entre otras variedades.

Pues como en ese tiempo había una caimana mocha, ahorita hay un barrio de Puerto Bogotá que se llama la caimanera, pues los pescadores viven de la pesca para sobrevivir económicamente, y su familia, así viven mas personas felices por el producto muy numeroso como es el pescado que además es muy rico.

*Padres, Luis Arturo Jiménez y Alexandra González Montoya.


La pesca en la época de la avalancha

Por, Camilo A. Barragán Mahecha*

En el año de 1.985 fue la avalancha del río Lagunilla que arraso con Armero y muchos mas pueblos, y que al río Magdalena cayo todo el lodo, piedras y palos. Uno se metía al río Magdalena en la orilla para adentro unos diez metros y le daba el agua a las rodillas, donde el río Magdalena se puso en la orillas cómo un potrero lleno de ganado, que solo eran tachos de árboles y lodo que había dejado la avalancha.

Estando las personas en el río sacando palos para poder pescar se encontraron unas piezas de ropa a una hondura de diez metros de lodo y estaba buena la ropa, y entre el mismo lodo encontraron tejas de zinc todas despedazadas.

Ay fue cuando a las tres de la mañana vieron en el remolinó como el río corría para arriba lo que nunca habían visto. Una noche estando las personas dormidas en el río alguien los llamo a pescar y ellos se sentaron y vieron que un señor de pelo que le llegaba a la cintura y se estaba metiendo al río y no volvió a salir del río, después se enteraron que ese señor era el Mohan.

El sacrificio para uno pescar como primera medida es que los dedos se los estripaba cada rato moviendo grandes piedras, para hacer uno el pescadero. Muchas veces al quedar pegado e irse a despegar y no volver a salir, tener que los mismos compañeros que sacarlo con una araña de varillas pero cuando lo sacaban ya estaba ahogado.

La pesca sirve como alimento para las personas, el pescado trae muchas vitaminas , y eso era la único que comía la gente en esa época.

*Fuente Alfonso Mahecha.


El niño inteligente
Por Andrés Felipe Bohórquez*

En un pueblito de Cundinamarca vivía un niño muy pobre, no sabía escribir, ni leer. Un día paso por un colegio y escucho decir sobre la economía, él quedo asombrado y quiso investigar eso. Él espero horas sentado afuera del colegio hasta que salio el profesor que dijo esa palabra, y él le pregunto “sobre la economía” el profesor le explico todo y le dijo que la economía de ese pueblo era la pesca.

El profesor le quiso ayudar y le enseño a escribir y leer, el niño se sintió muy inteligente y desde ese día quiso escribir un libro sobre la economía de ese pueblo, él se sintió feliz en saber que ese libro sirviera para mucha gente, también que el río Magdalena es la supervivencia de muchas personas por medio de la pesca.

*Cristina Parra, madre.


En busca de un mejor porvenir

Por David Esteban Ortiz Rocha*

Había una vez una familia que tuvo un hijo y no tenía que comer para eso tuvieron que viajar de pueblo en pueblo, llegaron a la Paz, a una vereda llamada Cuatro Esquina, Río Seco y muchas mas pero no encontraron nada.

Después llegaron a Puerto Bogotá, ahí encontraron la pesca y así la vendían por tres o cuatro centavos, y así podían comprar el mercado y las cosas para así poder formar mas su propia chocita donde vivían.

Al pasar el tiempo los padres de aquel niño habían muerto, el niño había quedado huérfano, el pobre niño tuvo que trabajar para poder comer y sobrevivir. El niño trabajo pescando y así él fue creciendo y consiguió esposa y tuvo un hijo, pero al hijo le enseño a trabajar, para que fuera un gran trabajador, el niño aprendió a pescar y arreglar el pescado y venderlo, así que el niño y su familia pudiera sobrevivir.

*Padres José Leonel Ortiz Lerma y Maria Esperanza Rocha Arenas, hermanas Paula Andrea y Juan Sebastián. Fuente Luisa Cecilia Arenas.


Con la pesca un niño de bien

Por Ingrid Johann Soto Quintero*

Había una vez un niño que estaba huérfano porque sus papas lo habían dejado en las orillas del río Magdalena, el niño fue creciendo poco a poco y fue construyendo su casa, al pasar dieciséis años, el niño ya sobrevivía por si solo por la ayuda de la pesca y la agricultura fue construyendo su bien.

A los veinte años el joven consiguió esposa y tuvieron hijos, el joven y su familia sobrevivieron gracias a la pesca pudieron mantenerse con vida. Pero lo mas importante fue que el joven le enseño a su hijo hacer un hombre de bien.

*Padres, Fabio Soto Contreras y Luz Betty Quintero Montoya. Hermanos Camila, Santiago. Fuente Luz Ángela Quintero.

El crecimiento del Puerto

Por Wilmar Fernando Florez Rodríguez*

Puerto Bogotá era solo monte, pequeña, el puerto fue loteado y se fue poblando por los fundadores, las primeras casas eran de bahareque, el agua antiguamente era de aljibe, se depositaba en un tanque en la carrera sexta. También tocaba comprar el agua a cincuenta centavos y madrugar para traerla para el consumo, para lavar tocaba ir al río Magdalena.

El río Magdalena ha sido muy importante con el puerto por la pesca y porqué antiguamente pasaban barcos con carga, buques. El centro de salud estaba ubicado en la carrera cuarta, el puerto no tenía carreteras, sino eran solas trochas. No había calles, la gente fue la que invento las calles del puerto, porque era solo monte.

Por la carrera primera no existía la luz, en otros sectores si la había, el puerto siempre se ha beneficiado por la pesca, también había una droguería ubicada en la carrera sexta llamada droguería don Erasmo donde formulaban medicamentos buenos.

*Padres Luz Marina Rodríguez y Félix Antonio Florez.

No hay comentarios: